Soledad sonora

Ego 4'21" - Tu 9'00" - Nos 3'28" - Clusteriana Didarus 3'37" - Homenaje musical al silencio 10'28"

Resonancias
  1. Ego 4'21"
  2. Tu 9'00"
  3. Nos 3'28"
  4. Clusteriana Didarus 3'37"
  5. Homenaje musical al silencio 10'28" 

Comentario

Los títulos de las tres obra son inequivocos y aluden directamente al objetivo pretendido en cada una de ellas: Resonancia es la versión pianística de una obra de órgano inspirada en cada una de ellas: Resonancia es la versión pianística de una obra de órgano inspirada en tres antífonas gregorianas; Clusteriana didarus, dedicada al intérprete de las tres piezas, incide en la estética imitativa y repetitiva; Homenaje musical al silencio, que incluye unos toques electroacústicos, recrea el contenido de tres conceptos: "La música es la palabra del silencio” (Unamuno), “Quién sabe si el deseo profundo de la música es no ser oída, sino percibida mas allá de los sentidos’ (Thomas Mann), "Música callada, soledad sonora’ (san Juan de la Cruz). En su conjunto, y composición por composición, detectamos una querencia por el mundo del pianismo de Satie, por el juego minimalista, por la delectación en lo repetitivo (con ecos manifiestos o nostalgia de los toques de campana)... Sonidos y silencios que insinúan más que concretan, con lo que se atisba más que se percibe un mundo sonoro totalmente abierto en el que el oyente -cada oyente- es necesario para acabarlo de completar, como ocurre con tanta obra contemporánea pertenecientes al ámbito de lo pictórico o lo escultórico. La compenetración de autor e intérprete -el vallisoletano Diego Fernández Magdaleno- es total y las versiones que el segundo ofrece de las partituras del primero resultan más que satisfactorias.

José Guerrero Martín, Scherzo